Mel Gibson está de vuelta luego de 10 años a la dirección, por motivos extracurriculares; ESCÁNDALOS!! Escándalos. Ahora el protagonista de Arma Mortal vuelve detrás de la cámara como director de la película Hacksaw Ridge y los críticos americanos que ya la vieron prometen que va a dar muchas sorpresas y premios.

 

Desde que se desataron los escándalos; que se sucedieron prácticamente en una seguidilla; denuncia de su ex novia, por violento, detención por manejar ebrio, y la gota que rebalsó el vaso frases antisemitas. Hicieron que el hombre se corra de la exposición y aunque pocos recuerdan hace unos años trabajó en la poco vista Expendables 3, ahora vuelve pero con nombre y apellido. A defender  con capa y espada la fama de buen director cosechado con Corazón Valiente y El Patriota y La Pasión de Cristo.

 

"Pasó mucho tiempo. Me disculpé. Hice mi parte. Lo superé. Diez años después. Vaya cosa", expresó el actor y director en una entrevista con USA Today. "Trabajé mucho en mí. Soy una persona diferente a la que era".

 

Gibson cree que las acusaciones que pesan sobre él sobre su antisemitismo son injustas. "No es verdad. Ninguna de mis acciones llevan a ese tipo de reputación, antes o después. Es una lástima, después de 30 o 40 años de hacer algo, eres juzgado por una noche. Pero es mi falta por permitir esa percepción, yo cargué el arma con la bala", concluyó.

 

Es así que Mel Gibson vuelve con Hacksaw Ridge, historia que  cuenta la vida del médico Desmond Doss durante la Segunda Guerra Mundial. Según muchos críticos que vieron el trabajo dicen que está a la altura para  competir por varios premios, según el sitio especializado The Wrap. Incluso como mejor director, mejor actor y mejor película.