Rogue One: Una Historia de Star Wars se estrenó esta semana y las críticas ya hablan de una de las mejores de la saga. Estrenada el pasado 15 de Diciembre, es la octava película, aunque no forma parte del arco argumental original, por eso no lleva como nombre “episodio…” sino que está contextualizada en un vértice de la historia, como ya ha pasado con la animación Clonwars.

 

Dirigida por  Garethe Edwards y escrita por Chris Weittz y Tony Gillroy, cuenta con los protagónicos de  la actriz nominada al  premio Oscar Felicity Jones para dar vida al personaje principal, además de las actuaciones de Diego Luna, Ben Mendelsohn, Riz Ahmed, Forest Whitaker, y Mads Mikkelsen. Su rodaje comenzó en el verano de 2015 en los Estudios Pinewood de Londres.

 

No hay que ser un gran seguidor de La Guerra de las Galaxias para ver la primera película independiente de la saga original, Rogue One: Una historia de Star Wars, dice el director Gareth Edwards, pero espera que el filme enganche a los neófitos con la franquicia.

 

Rogue One cuenta la historia de los rebeldes que ejecutan el plan que da paso a Star Wars Episode IV: A New Hope. Es justamente de este filme de 1977 de donde Rogue One saca su mayor inspiración, devolviendo un sentido de misión, literalmente, a la franquicia galáctica. La nueva cinta ofrece una variedad de planetas, héroes primarios y secundarios, villanos, naves, tecnología, civilizaciones y ecosistemas que le dan un sentido de profundidad que la saga había perdido en las últimas cuatro entregas.